5 consejos para entrenar los días de frío

Correr bajo la lluvia

Queda poco para que llegue la primavera, pero las olas de frío no se han decidido aún a abandonar la península. Existen algunos trucos que conviene que lleves a cabo para que la meteorología no sea la que determine la frecuencia de tus entrenamientos.

  1. Elige un buen material deportivo para mantener tu cuerpo caliente.

Opta por calcetines impermeables, que al mismo tiempo expulsen el sudor. Los mejores son los de Gore-Tex. Además, utiliza prendas de material técnico con cremalleras en brazos y cuello para ventilar según vas entrando en calor.

  1. Calienta en casa antes de salir.

Muévete antes de salir a correr. De esta manera activarás la circulación. Puedes optar por subir y bajar escaleras, saltar, o hacer algún otro tipo de ejercicio. Y si has quedado con alguien, intenta resguardarte en algún sitio porque, de lo contrario, te quedarás frío.

  1. Que la lluvia no frene tus pasos.

Muchas personas adoran correr con lluvia, pero no es lo más habitual. Si lo haces, que no se te olvide el chubasquero. Además, acuérdate de llevar ropa de repuesto para cambiarte en cuanto termines el entrenamiento. Otra opción es cubrirte los pies con plásticos para evitar que se mojen antes de ponerte las zapatillas y, cuando llegues a casa, rellénalas de bolas de papel para quitarles la humedad.

  1. Muévete como el viento.

Comienza con el viento en contra y acaba con él de cola, para que no te frene cuando ya hayas entrado en calor. Si es muy racheado, haz tandas de 10 minutos, 5 en contra y 5 de cola. Si el día está huracanado y vives en una gran ciudad, aprovecha los altos edificios para que corten su efecto. No olvides cubrirte las manos y aplicarte una buena crema protectora en la cara para cuidar tu piel.

  1. No vayas demasiado rápido.

Trata de correr a horas del día donde las temperaturas no sean muy bajas. El mediodía es una muy buena opción si tus responsabilidades te lo permiten. Si no, también puedes intentar buscar zonas elevadas donde el aire es un poco más caliente. Otra opción es partir tu entrenamiento y realizar media hora tranquila por la mañana y media hora tranquila de noche, así pasarás menos frío.

Fuente: Runner’s World

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.