Equipo Barabara: un Trailwalker en familia

Barabara Team

Patricia y Marc son los padres de Javier e Ignacio, que junto con su prima Lucía y su novio Ignacio forman el equipo BarabaraCamino en suajili. Ellos ya han emprendido el suyo, uno que ya ha comenzado y que “terminará el próximo 16 de abril cuando cumplamos el reto de recorrer 100 km con un solo objetivo: acabar con el hambre y la pobreza“.

Pregunta. ¿Cómo conocisteis Trailwalker?

Respuesta. En 2013 Javier, el hermano mayor, participó en el Trailwalker con un grupo de amigos. Tomaron la decisión de afrontar ese reto en septiembre y desde entonces centraron sus esfuerzos en entrenar y recaudar las donaciones necesarias para participar. Marc y Patricia (los padres) fueron el equipo de apoyo, así que también estuvieron muy involucrados en la prueba. Fue una gran experiencia para todos. La prueba fue quizás más dura de lo esperado, pero la satisfacción por haber participado en un evento de este tipo y haber ayudado a tantas personas hacía que valiese la pena.

P. ¿Cómo se os ocurrió hacerlo en familia?

R. A Marc y a Patricia les encantó la experiencia. Querían repetir, pero esta vez no desde el equipo de apoyo sino recorriendo a pie los 100 kilómetros. Javier estaba convencido de que algún año volvería a participar. Somos 4 en la familia, no había excusa para formar equipo. Solo teníamos que encontrar un equipo de apoyo. Ya que habíamos montado un equipo familiar, ¿por qué no seguir con esa idea? Le propusimos a Lucía, prima de Javier e Ignacio, que ella y su novio fuesen nuestro equipo de apoyo. Les encantó la idea y accedieron de inmediato.

P. ¿Qué esperáis de la experiencia?

R. Sabemos que será duro. Lo hemos vivido de cerca y somos conscientes de que 100 kilómetros es una distancia muy larga. Pero estamos convencidos de que nos va a encantar. Ahora en casa es el tema principal. Es ilusionante saber que los 4 vamos a formar parte de esto. No solo pensamos en la carrera, sabemos que por delante tenemos unos meses en los que hay que recaudar fondos y entrenar mucho. Nos motiva pensar que tenemos que trabajar juntos en una meta común durante todo este tiempo. No importa cómo terminemos los 100 kilómetros, toda la preparación y los meses previos a la carrera ya hacen que valga mucho la pena.

P. ¿Cómo entrenáis?

R. Intentamos encontrar días en los que los cuatro podamos salir juntos a pasear. De la edición de 2013 aprendimos lo importante que es saber caminar en equipo. A fin de cuentas son muchas horas y hay que conocer bien a los demás. Individualmente intentamos caminar lo máximo posible en nuestras rutinas: ir al trabajo caminando, no usar vehículos para determinados recados, pasear más rato con el perro. Además salimos a correr y algunos fines de semana hacemos excursiones de alta montaña en los Pirineos. Tenemos planeado salir a caminar algún día de noche ya que es una parte fundamental de la prueba.

P. ¿Habéis participado juntos en algo parecido?

R. No hemos participado en eventos organizados como equipo, pero sí que tenemos experiencia caminando juntos. Somos una familia muy montañera, hemos hecho travesías juntos por los Pirineos y subido varios tresmiles. En 2013 viajamos juntos a Pakistán y caminamos durante 10 días por el glaciar del Baltoro, pasando por la base del K2 y subiendo al collado del Gondogoro La, a casi 6.000 metros de altura. Además, Marc y Patricia han hecho el Camino de Santiago. Luego cada uno a nivel individual ha hecho carreras populares de 10 km y medias maratones.

P. ¿Qué tenéis planeado para recaudar los donativos?

R. Todavía estamos planeando nuestra estrategia para recaudar los donativos. Se nos han ocurrido unas cuantas ideas, ahora tenemos que ver cuáles son más viables y cuáles pueden aportar más. Lo que sí que tenemos claro es que tenemos que comunicar muy bien lo que vamos a hacer, sobre todo a amigos y familiares. El objetivo es que lo vean como un reto y una causa que valen la pena, no tanto como un evento deportivo.

P. ¿Qué pensáis que el OITW os puede aportar como familia?

R. Está claro que nos va a unir todavía más (aunque siempre lo hemos estado). Es una manera de trabajar en metas comunes y estar involucrados durante varios meses en algo conjunto. Estamos convencidos de que la satisfacción será enorme. Ahora mismo ya nos está aportando muchísima ilusión, porque somos conscientes de lo mucho que vamos a ayudar con este desafío. Y por supuesto, el Trailwalker nos aportará cientos de anécdotas y buenos momentos que podremos recordar siempre. ¡Ah!, y todo lo que aprendamos en esta edición nos servirá para hacerlo mejor en las próximas. Porque seguro que repetiremos.

P. ¿Cómo animaríais a otras personas a participar como familia?

R. Explicándoles que es un gran reto y que une muchísimo. Es una oportunidad perfecta para conocerse todavía mejor y compartir buenos ratos, no solo durante la prueba sino también en los meses previos en los que hay que entrenar y recaudar los donativos. Seguro que hay familias que buscan algún plan o proyecto en el que puedan participar todos. Sin duda el Oxfam Intermón Trailwalker es una gran elección. Hay que explicar también las acciones que lleva a cabo Oxfam Intermón y, especialmente, lo mucho que puede ayudar a otras personas participar en el Trailwalker. En el caso de Patricia, por ejemplo, la rápida actuación de Oxfam Intermón tras el terremoto de Nepal fue su motivo principal para decidir participar en el Trailwalker.

Inscripciones

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.