Una experiencia que hay que vivir al menos una vez en la vida

2

Oxfam Intermón Trailwalker no es sólo una prueba deportiva por equipos. Es una manera de aunar fuerzas para lograr un objetivo común, una prueba para disfrutar acompañado y ayudar a quienes más lo necesitan.

La prueba mejor valorada

Para Elena Rodríguez, responsable de eventos deportivos en Oxfam Intermón, el aspecto más espectacular de la prueba es “el entusiasmo de los participantes por colaborar a reducir la pobreza en todo el mundo haciendo una cosa que les apasiona como es el deporte”.
De hecho las valoraciones de las personas que han participado en las ediciones anteriores del Oxfam Intermón Trailwalker son de un 8,75 sobre 10. “Lo más bonito de organizar el Trailwalker es estar en meta recibiendo a los participantes que, a pesar de estar cansados, doloridos, con sueño… llegan saltando y felices y nos abrazan dándonos las gracias por la oportunidad de haber hecho un Trailwalker” asegura Elena, que considera que lo más complicado del Oxfam Intermón Trailwalker es, quizá, convencer a algunas personas de que recorrer 100 kilómetros es posible, sobre todo si es por una buena causa.

Vivir la Trailwalker 1 vez en la vida

“Cualquier corredor o caminador de pequeñas o medias distancias puede hacerlo. Hay que vivir al menos un Trailwalker”, indica la responsable de responsable de eventos deportivos en Oxfam Intermón.
Cada equipo que desee participar en el evento debe estar compuesto por seis miembros, cuatro marchadores y dos personas de apoyo, que deberán aportar 200 euros como cuota de inscripción, y un total de 1.500 euros antes de que se celebre la prueba.

No obstante, los participantes suelen superar con creces esa cantidad cada edición. “La media es de 2.100 euros porque los equipos se entusiasman con las actividades de recaudación y ven que en poco tiempo, con algo de difusión y un poco de creatividad, fácilmente alcanzan esa cifra. Ver cómo se está llenando tu marcador con la recaudación es tan emocionante como entrenar en equipo”, asegura Elena.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.