La hidratación, clave a la hora de conseguir tus objetivos

El agua es clave en el Trailwalker, no sólo porque nuestros kilómetros ayudan a garantizar el acceso al agua potable de miles de personas en todo el mundo, sino porque, como en cualquier reto deportivo, la hidratación es tan importante como una buena alimentación, descanso o entrenamiento.

El cuerpo humano está compuesto por más de un 60% de agua. El agua es nuestra “gasolina” así que, si en condiciones normales lo apropiado es consumir al menos 2 litros de agua al día, cuando te preparas para una marcha como el Trailwalker, tu ingesta de agua deberá aumentar, por lo menos, un litro más. De hecho, un deportista de alto nivel bebe entre 4 y 5 litros de agua al día, aumentando esta cantidad los días de competición.

Debes acostumbrar a tu cuerpo a beber agua, incluso cuando no tienes sed, ya que la sed es el primer indicio de que el cuerpo está empezando a deshidratarse. Por ello, si prevemos la sed disminuiremos el riesgo de sufrir una deshidratación y nuestro cuerpo siempre estará en condiciones óptimas. Lo ideal, sería ir dando pequeños tragos a lo largo del día, de forma continuada.

No olvides llevar tu botella de agua cuando entrenes

Si vas a realizar un esfuerzo físico, tan importante es que te hidrates tanto antes y después como durante, sobre todo si es un ejercicio prolongado. En caso de que el ejercicio no sea superior a una hora y si no se dan unas condiciones extremas de calor o ejercicio, no suele ser necesario hidratarse durante el esfuerzo, pero cuando acabes si deberás reponer los líquidos perdidos. No obstante, no olvides nunca que lo mejor es escuchar a tu cuerpo por lo que si lo necesitas, ¡bebe!

No debes poner en riesgo tu cuerpo. Entrenar con demasiada ropa para provocar un alto nivel de sudoración lejos de ayudarte a perder peso hará el efecto rebote, ya que cuando vuelvas a ingerir líquidos lo recuperarás. Este tipo de prácticas puede llevarte a sufrir calambres, lesiones, contracturas y roturas, al perder las sales minerales en los músculos.

Hidratacion Oxfam Intermon Trailwalker

Hidratacion Oxfam Intermon Trailwalker

Al hacer ejercicio estás liberando energía, de ésta un 25% se emplea en la contracción muscular y el resto se libera como calor. Este calor incrementa la temperatura corporal y en consecuencia el cuerpo comienza a sudar para auto-regularse.

En esta sudoración influirán tanto factores externos, como la duración e intensidad del ejercicio, las condiciones ambientales y la ropa que utilices, así como otros factores individuales como el peso, la aclimatación o el nivel de entrenamiento.

Debido a la perdida de fluidos provocada por esta sudoración, tu rendimiento puede verse afectado de forma progresiva, por lo que siempre deberás tener muy en cuenta esta hidratación.

¿Y cómo sabrás si estas correctamente hidratado? Un truco es observar el color de tu orina. Debes beber el agua suficiente hasta hacer que ésta sea de color transparente. Un color intenso en la orina puede significar que hay una falta de agua en tu organismo, lo que estaría provocando que tus riñones trabajen en exceso y afecte a tu salud renal.

Por estos motivos, a lo largo de tu preparación es conveniente que te acostumbres a una ingesta mayor de agua: no es necesario que te obsesiones, pero sí que lo vayas teniendo en cuenta y así lo interiorices. Debes tener entre tus objetivos el aumentar tu consumo de agua para llegar a los tres litros diarios, así como el tomar mucha fruta, que también influirá en tu hidratación.

Durante el Trailwalker

Durante una prueba de larga distancia como es el Trailwalker deberías empezar a beber desde el principio. Pasados los primeros 50 minutos es recomendable que comiences a beber y lo hagas dando pequeños sorbos para evitar así el efecto cantimplora. A partir de los 50 minutos, será recomendable que bebas un vaso de agua en cada avituallamiento y que lo combines con un pequeño trago de bebida energética.

Ten también en cuenta que puedes incorporar sales en tu hidratación diaria mediante bebidas isotónicas. Pero, recuerda que un exceso en el consumo de bebidas isotónicas puede ser contraproducente, ya que las sales crean una película que impide que el agua llegue a tus músculos, pudiendo provocar el efecto contrario y derivar en una deshidratación.

Y entonces ¿cuándo es conveniente tomar este tipo de bebidas? Lo recomendable es utilizarlo como complemento cuando tu ejercicio sea prolongado y sobre todo si hace calor. De esta manera evitarás que tus niveles de glucosa en sangre bajen y conseguirás un mayor aporte de energía, evitando la fatiga prematura o los mareos. Pero no olvides que el consumo de estas bebidas siempre debes hacerlo como complemento al agua, sin que sea más de 1/3 del agua que estés ingiriendo.

Queremos que disfrutes al máximo de la experiencia Trailwalker y que no suponga ningún riesgo para tu salud. Por eso, llegados a este punto recapitulamos:

  • Recuerda mantenerte hidratado antes, durante y después de los entrenamientos.
  • El color de tu orina te servirá como indicador de tu estado de hidratación.
  • No esperes a tener sed para beber pues eso significará que ya estás deshidratado.
  • La fruta también es de gran importancia para la hidratación.
  • Puedes utilizar bebidas isotónicas o sales, pero siempre como complemento al agua.

¡Tienes tu cita con el Trailwalker el 1 de abril en Girona, el 20 de mayo en Vitoria y el 3 de junio en Madrid! Prepárate para esta aventura y ayuda a que el agua potable llegue a todos los rincones del mundo.

Bidones Oxfam Intermon Trailwalker

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.