Kilómetros contra el cambio climático

COP21ClimaParisInundaciones, sequías, falta de acceso a agua potable… son algunos de los efectos del cambio climático que sufren millones de personas en todo el mundo y que pueden provocar una incremento de personas desplazadas de sus hogares por falta de un futuro, especialmente en aquellos países que ya sufren hambre, pobreza o conflictos y que son, por tanto, más vulnerables ante el cambio climático. Paradójicamente, es precisamente la población más pobre del planeta (unos 3.500 millones de personas) la que menos emisiones contaminantes produce (únicamente el 10% de las emisiones mundiales, según un reciente informe de Oxfam).

En Senegal, por ejemplo, la falta de lluvias ha alterado completamente el modo de vida de los agricultores y agricultoras, consumiendo su felicidad. “Antes cuando la lluvia llegaba, cultivábamos mijo en las tierras altas y vegetales en la ribera del río. Celebrábamos estos momentos con diferentes canciones. (…) Estas canciones, como nuestros pueblos, estaban llenas de vida y esperanza. Cuando el clima cambió, los ríos se secaron, los cultivos se marchitaron y las canciones se dejaron de oír. Las tradiciones lentamente murieron”, explica Baabal Maal, cantante senegalés y embajador de Oxfam.

Baaba MaalA través del Oxfam Intermón Trailwalker, caminamos para reivindicar cambios que permitan a las comunidades vivir de su trabajo. Caminamos para que tengan acceso a agua potable y a sistemas de irrigación que les permitan contar con una fuente de agua constante para sus cultivos. Caminamos para que no tengan que recorrer cientos  de kilómetros para salvar sus vidas. Nuestros kilómetros son sólo una parte de sus kilómetros, pero una parte que puede suponer una gran diferencia.

Todo ello es posible porque gracias a vuestra participación en el Trailwalker, conseguimos donativos para seguir trabajando directamente en los países con las personas afectadas proporcionando acceso a agua potable, sistemas de saneamiento e higiene y proyectos de adaptación a los efectos del cambio climático, como el sistema de irrigación que ha cambiado la vida de Ipaishe en Zimbabue. “Me encanta mi parcela. Es maravillosa, ¡y tan verde! Cuesta imaginar que esté en medio de esta tierra tan seca. (…) La agricultura es nuestro único medio de vida. Los alimentos que cultivamos nos mantienen sanos y fuertes y podemos vender el excedente para pagar la escolarización de nuestros hijos e hijas y la atención sanitaria”, explica Ipaishe.

En el plano político, estamos exigiendo al Gobierno que invierta más fondos en los programas de cooperación y acción humanitaria y exigiendo medidas para frenar el cambio climático a los líderes mundiales que actualmente debaten en París. Tú también puedes hacerlo firmando esta petición.

Inscripciones