¡Las chicas triunfan! De equipo de apoyo a marchadoras

En realidad este relato es la continuación de una larga serie de unas cuantas pruebas, algo que se le ocurrió hace tiempo a nuestro buen amigo Miguel, y que de alguna manera continuamos, porque creemos en un mundo más justo, y porque nos apasiona el deporte. Oxfam Intermon, buena gente, viene realizando esta gran locura de la Trailwalker desde ni se sabe (2011, creo). Para que unos cuantos podamos experimentar lo que viven cada día muchos seres humanos, principalmente mujeres y niños, para llegar al agua. El agua no siempre está cerca, y cuando van a por ella dejan de hacer otras muchas cosas. Los niños, estudiar. Las mujeres, sacar adelante a sus familias en unas condiciones mejores … Nosotros, por placer… por compromiso. Un sinsentido.

Waterwalk for Wukro’s Women, trailwalker, chicas triunfan, oxfam intermón, etapa, equipo, GE Volunteers Iberia

Hasta ahora habíamos sido nosotros los chicos los que habíamos participado en esta prueba, pero las chicas decidieron que ellas también eran capaces de hacer los 100 km, en vez de asistiéndonos en nuestros desvaríos, andando. Sandra, Pepa, Belén y Teresa siempre han demostrado un gran compromiso, pero ahora han ido un pasito más allá (bueno, si hacemos caso al reloj, más de 120,000 pasitos), para hacer llegar los euros que habéis puesto (€4,488 finalmente, en total unos €900,000 entre todos los participantes) a la meta. Gracias a tod@s los que habéis contribuido, ellas en ningún momento pensaron en que no llegarían, desde el primer día que empezamos a entrenar. Tod@s de alguna manera habéis corrido con ellas.

Sábado por la mañana, día precioso, lugar maravilloso, rodeados de naturaleza, volcanes. Las chicas están exultantes, aunque pelín nerviosas. Salida… Allí van Teresa, Pepa, Belén y Sandra, a darlo todo. ¡A nuestras Waterwalk for Wukro’s Women no hay quien las pare!

Gloria planificando ya el primer avituallamiento, y los chicos experimentando sentimientos confusos… emocionados de verlas correr, pero se nos van las piernas, no podemos evitarlo. Pelos como escarpias, no paramos de aplaudir.

A partir de la primera etapa, es todo bajada. Pero las subidas de la primera rampa pasan desapercibidas por la belleza del paisaje. Llegan tan frescas al final de la primera etapa, con su bidón amarillo (para recordar a los espectadores que esta prueba es una alegoría de lo que cuesta en ciertos sitios llegar al agua), y degustan los manjares que Gloria ha encargado.

La segunda etapa hasta Les Planes d’Hostoles es preciosa, corta y plana. En un pispás recorremos los 5,7 km entre árboles y volcanes que separan las dos localidades.

La tercera etapa acaba en Amer, cerca de una bonita estación de tren. Como digo arriba, la ruta es una antigua vía de tren, y en todos los pueblos está su correspondiente estación. Los pueblos son todos preciosos, y las estaciones muy cucas. Nos hemos quitado otros 8,1 km, y partimos hacia Anglés.

Al final de cada etapa, el equipo de apoyo liderado por Gloria, las espera y las mima. Las mejores viandas, los mejores cafés y tés, los mejores dulces … la organización de la prueba también pone a disposición de todos los participantes agua, frutas y alguna otra cosillas (caldos, etc), por lo que a nuestras campeonas no les falta de nada.

Las piernas empiezan a estar cargadillas, ya se han empezado a poner esparadrapo en los pies. Aquí cada cual hace lo que sabe o puede, todos tenemos nuestra misión, y un solo fin, que las chicas lleguen a la meta íntegras.

Salimos hacia Gerona, una de las etapas más largas, empieza a atardecer y empiezan a aparecer los problemillas. Llegamos a Gerona, km 56, hemos pasado de sobra el ecuador de la prueba. Ya es de noche, y la calle está llena de gente.

En Cassá cumplimos 71,3 km. Para l@s que corréis maratones, el km 70 es el equivalente al muro. Como vamos cerca del río, hay zonas en que se nota fresquete. A estas alturas, los grupos que nos encontramos van a nuestra misma velocidad, y entablamos amistad con un grupo. Así pasan los kilómetros, andando y aprendiendo catalán y llegamos a Cassá, donde Monchu y Al tienen preparada la autocaravana con café, colacao, infusiones, perrunillas de las monjas de nosedonde, tortas de anís y otras delicias que animan el paladar, aplacan el frío que se nos va metiendo en el cuerpo, y, para animarnos, han preparado un montaje con todas las fotos que han ido haciendo hasta ahora, que nos sube la moral. Esto, combinado con las sabias artes de Al en los masajes y en las curas de pies doloridos, ponen a las atletas en órbita de nuevo.

Otros 9,6 km en los que, curiosamente, nos vamos encontrando a gente que nos anima (y eso que son ya las 3 de la mañana o así). Yo sigo insistiendo en que vamos muy deprisa… Sandra lleva el GPS y los tiempos, y vamos marcando una media de entre 10m 15s y 10m 45s cada kilómetro, a estas alturas es una barbaridad. Un poco menos de 6 km/hr, pero Teresa insiste en que mientras puedan, van a ir a este ritmo. Las otras no parecen contradecirla.

Gloria y Javier nos esperan a la entrada de Llagostera con bebidas calientes, a las que se añade pastel de pollo y alguna otra cosa. Algunos pies, como los de Sandra, tienen muy mala pinta. Masajes y curas. También Javier se pone a hacer de curandero. Hace frío. La parada es demasiado larga, y sin mucho convencimiento, con incipientes gotitas de lluvia (que luego quedaron en nada), las chicas la emprenden hacia Santa Cristina de Aro, otros 9,7 km.

El amanecer, lejos de ser una motivación, se les hace un suplicio, sobre todo por el dolor de los pies. Van muy cansadas y con los pies jodidos de verdad. Cualquier excusa es buena para hacer una parada. Santa Cristina de Aro pasa sin pena ni gloria, y encaran los últimos 9,4 km hacia las playas de San Feliu de Guíxols.

Todo el equipo de apoyo estamos emocionados esperando en la meta. Javier las tiene localizadas en el teléfono, de un momento a otro tienen que bajar la cuesta que te lleva a la curva a derechas para entrar en la larga recta de meta. Van pasando equipos, a diferencia de la Trailwalker de Madrid, donde los equipos pasan mucho más distanciados. Todo el mundo aplaude a rabiar.

Por fin aparecen las cuatro campeonas, con su camiseta de equipo. En cuanto ven la meta, su cansino andar (alguna de ellas cojeando ostensiblemente) se convierte en una alegre y elegante carrera, las caras de cansancio y de dolor se llenan con sonrisas, cruzan la meta y nos fundimos en abrazos y lloros, por la gesta conseguida.

13012743_10153951855805999_2719769150591861327_n

Nos acordamos de tod@s vosotr@s, que con vuestras contribuciones y ánimos habéis llevado a Waterwalk for Wukro’s Women hasta la meta de Sant Feliu de Guíxols, en menos de 24 horas y media. Y nos acordamos de porqué estamos aquí, por toda esta gente que hacen gestas como estas todos los días, no por placer sino por necesidad. Seguimos con el firme propósito de continuar con nuestras locuras hasta que tengamos un mundo más justo y mejor.

Victor Hernández

Líder del equipo GE Volunteers Iberia

Asistencia en Waterwalk for Wukros Women

Inscripciones