Motivación: ¿Para qué participas en el Trailwalker?

Guillem Valle / Oxfam

Guillem Valle / Oxfam

Durante los próximos meses vamos a intentar daros algunos recursos mentales para afrontar un reto como el de recorrer 100 kilómetros. Sin duda deberéis estar bien entrenados físicamente, pero también la mente se entrena. Aprovechad vuestras tiradas largas para conoceros, conocer a los compañeros, testear qué “bajones” tenéis y cómo remontarlos: recuerdos, pensamientos, imágenes, mantras…

La mente y la motivación se ejercitan, así que vamos a daros algunas pautas que necesitaréis recuperar en los momentos más duros de la prueba. Empecemos por luchar contra ese terrible pensamiento… “¿pero qué hago yo aquí? ¿por qué me habré metido en esto”?

Durante nuestra vida aparecen proyectos, objetivos, metas o sueños en los que nos adentramos. Trabajamos para conseguirlos, buscamos personas que puedan ayudarnos e invertimos tiempo, dinero y esfuerzo en el camino para lograrlos.

Cualquier persona que lea esto podrá pensar en sus objetivos, en lo que ha trabajado para conseguirlos (o en lo que está trabajando), ya sea tratándose de encontrar un nuevo empleo, ponerse en forma o participar en la Oxfam Intermon Trailwalker. Objetivos que requieren de un trabajo y un compromiso determinado para llevarlos a cabo y dónde, a menudo, experimentamos altibajos motivacionales, llegando incluso a cuestionar si todo lo que estamos haciendo tiene sentido.

Es habitual que esta “pérdida de sentido” aparezca en ciertos momentos, como una piedra en el camino…y para lograr esquivar, apartar o saltar esa piedra podemos hacer uso de algo tan básico, y a la vez tan complejo, como son los motivadores.

Sin duda, tenemos un buen repertorio de motivos por los que estamos inmersos en este reto, tenemos un buen puñado de porqués. Éstos, no son más que los motivos por los cuales nos hemos inscritos en la Trailwalker, motivos como por ejemplo:

  • Porque me gusta la naturaleza y el deporte.
  • Porque quiero ponerme en forma.
  • Porque la empresa dónde trabajo me lo ha propuesto y me ha parecido una buena idea. 
  • Porque podemos ayudar a mucha gente con el importe de nuestra inscripción.

Todos estos motivos nos pueden ayudar a tomar conciencia de porque estamos realizando este reto y cuáles son las razones que hicieron comprometernos con la realización de esta marcha.

Pero lo que realmente da sentido al trabajo realizado, y el que queda por realizar, es el para qué. El para qué hace referencia a los motivos profundos que nos movieron a adentrarnos en esta aventura, a algo mucho más interno y con mucho más peso, motivos únicos y totalmente subjetivos que le dan sentido a la enorme inversión en forma de tiempo, dinero y esfuerzo depositada en la preparación y realización del Trailwalker.

La respuesta a este para qué nos proporciona el sentido que a veces solemos perder, el sentido que durante alguno de los 100km podemos olvidar, el sentido que le dimos la primera vez que pensamos en la idea de realizar la Trailwalker, el sentido que nos “revolvió” algo y nos generó una emoción.

Así, el hecho de tomar conciencia sobre todos los motivos, ya sean porqués o para qués, nos proporcionará recursos sobre los que seguir trabajando, permitiéndonos mejorar nuestra auto-percepción y sirviéndonos para alcanzar la ansiada meta, al final de esos 100km.

Rubén Bravo Carvajal (@rrbcc)

Unidad de Psicología y Coaching Deportivo

www.psicoachingdeportivo.com

@UPCD_Libredon @anna_psicologia @LuisJesus_GB

 

Inscripciones

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.