¿Cómo recuperarse después del Trailwalker?

Después de recorrer los 100 kilómetros y haber exprimido al máximo nuestro cuerpo es momento de recuperarse para cumplir un nuevo objetivo, para eso debemos ser conscientes desde el momento en el que cruzamos la meta.

Tras meses de entrenamiento, esfuerzo y dedicación, hemos llegado al final de esta maravillosa aventura. Es un momento de alegría que hemos estado visualizando durante mucho tiempo pero no por ellos debemos olvidar que debemos recuperarnos del esfuerzo de la mejor manera posible.

A lo largo de los 100 kilómetros, nuestro cuerpo ha sufrido múltiples cambios. Lo más normal es que lleguemos con menos peso del que teníamos al comenzar, nuestras piernas sufran miles de microrroturas musculares, que estén cargadas, que tengamos ampollas, leve deshidratación, alguna herida, y que nuestro nivel de glucógeno esté bajo.

Un camino tan largo exige mucho esfuerzo en especial para los músculos de nuestras piernas. Por ello, es imprescindible reparar todo ese “daño” lo más rápido posible para permitir a nuestro cuerpo recuperarse y poder volver a la normalidad, de esta manera podremos comenzar con los entrenamientos con normalidad.

Cada cuerpo es diferente y por eso cada uno va a necesitar un tiempo diferente hasta poder estar totalmente recuperado, aunque la forma de recuperarse será para todos a través de las mismas técnicas.  

Es muy recomendable que en la primera media hora tras la carrera repongamos los niveles de glucógeno muscular que habremos agotado durante la carrera, aunque es cierto que en los puntos de avituallamiento el equipo de apoyo está pendiente de todo lo que necesitais. También deberemos consumir carbohidratos y proteína, además de recuperar los líquidos perdidos. ?

Una vez ingeridos los nutrientes necesarios es el momento de una buena tanda de estiramientos en los minutos posteriores al Oxfam Intermón Trailwalker. Deberemos seguir las mismas pautas que ya tenemos mecanizadas de los entrenamientos.

Asimismo, tendremos que centrarnos en estirar concienzudamente los grupos musculares de las piernas. Es recomendable no forzar mucho la postura, ya que no es necesario para que consigamos el efecto deseado y estaremos arriesgándonos a sufrir alguna rotura muscular. Estira de forma paulatina y sin llegar a sentir dolor.

No obstante os recordamos que en el Trailwalker tenemos a lxs mejores podólogxs y fisios, que están encantados de atenderos para dejaros como nuevos. Aquí podéis ver los sabios consejos de Alex Azkarate, podólogo que nos acompañó durante el pasado #Trailwalker2018 en Euskadi atendiendo a muchxs participantes a su paso por el punto de control de Alegría-Dulantzi.

 


 

Cuando lleguemos a casa debemos cuidar con especial mimo la alimentación del día de carrera. Debe ser lo más sana y variada posible, aunque también nos merecemos algún premio por haber conseguido nuestro objetivo o por haberlo intentado.

Durante los días siguientes deberemos incluir en nuestra alimentación carbohidratos y proteínas, priorizando alimentos como carne de ave, pasta, arroz, huevo, legumbres, verduras, y alimentos ricos en antioxidantes.

Por otra parte, cuanto más movilicemos los músculos cargados, mejor será para ellos, ya que haremos que fluya más sangre y se oxigenen. Para eso podemos dar paseos por alguna zona que nos guste, como parques o playas. Otra buena opción es un paseo en bicicleta, ya que no forzamos articulaciones ni los pies.

Si es posible, otra opción que nos ayudará es acudir a un especialista a que nos dé un masaje de descarga, pero hay que tener en cuenta que es importante esperar al menos 72 horas desde el esfuerzo, ya que de otra forma podría ser contraproducente y dañarnos en lugar de ser positivo.

No olvides que la paciencia es primordial. Si notamos que no hemos descansado lo suficiente, es más recomendable hacerlo un día más para no caer en un nuevo ciclo de fatiga.

Como comentábamos, la recuperación de cada cuerpo es única, nosotros mismos nos daremos cuenta de cuál es nuestra mejor rutina de recuperación con el tiempo, viendo qué nos ayuda y lo que no nos resulta tan positivo. Al final, conociendo nuestro cuerpo lograremos darle lo que necesita para volver a estar a pleno rendimiento.

Y tú, ¿que haces para recuperarte después del Trailwalker?

Deja un comentario


*