Trailwalker: ¡Objetivo conseguido! 100 km en familia

100 km, y además en familia. La idea de que los 4 participásemos juntos en la Trailwaker podía terminar de dos maneras: con una familia más unida todavía por la satisfacción de haber superado un gran reto juntos o con una sobremesas muy tensas. Afortunadamente sucedió lo primero. Terminamos la prueba los cuatro. Patricia, afirma sentirse “la madre más orgullosa del mundo” ya que fue ella la que animó al resto a participar en esta edición. Y lo más importante: junto al resto de equipos participantes, ayudamos a miles de personas.barabara

Nos habíamos hecho a la idea de que no sería fácil. Javier ya la hizo en 2013 con unos amigos y Marc y Patricia lo vivieron de cerca al ser su equipo de apoyo. Por este motivo, empezamos a entrenar (cuando encontrábamos un hueco) unos meses antes de la prueba. Y es que gran parte de este desafío es la preparación previa a la prueba. Es una de las cosas que hacen que sea una experiencia tan memorable: durante semanas te vas mentalizando para lo que se te viene encima y entre toda la familia vas encontrando la motivación necesaria. Además, a la hora de buscar donativos, todos pusimos de nuestra parte.

Ahora que ya hemos logrado nuestro objetivo, podemos asegurar que la satisfacción es enorme. Tuvimos mucha suerte con el tiempo que hizo los días de la prueba, con buenas temperaturas tanto en las horas de sol como por la noche. El ambiente durante la caminata es espectacular y ayuda a que los kilómetros se hagan más cortos. Pudimos charlar con equipos que habíamos conocido a través de las redes sociales y también nos encontramos con conocidos de la familia. Obviamente, también hubo (mucho) tiempo para charlas familiares.

Barabara-TeamComo era de esperar, también hubo momentos duros: tirones en las piernas, rozaduras, dolor en las plantas de los pies, ampollas, sueño, cansancio… Pero es normal, son 100 km. ¡Lo que no es normal es que hay personas que tengan que caminar distancias tan largas ¡para acceder al agua! Durante la prueba también aprendes que en ciertos momentos, aunque se habla de muchas cosas, los silencios dicen mucho más.

Pero es precisamente en esos momentos en los que uno lo pasa mal cuando ves que vale la pena hacer la Trailwalker en familia. ¿Quién va a animarte mejor que tus familiares? Nos conocemos perfectamente los cuatro y eso hace que el trabajo en equipo funcione al 100%. Cada uno de nosotros lo pasó mal en algún momento de la prueba, pero al final conseguimos llegar juntos, que era lo importante. Ahí también jugó un papel muy importante nuestro equipo de apoyo (¡que también era de la familia!). Estuvieron siempre atentos y cuidaron de nosotros al final de cada etapa. La sensación de llegar a la playa de Sant Feliu y ver la meta es increíble. Por unos minutos tu cuerpo se olvida de las molestias y solo piensas en lo que acabas de conseguir.

Ahora que ya han pasado algunos días, tenemos cientos de anécdotas y una sensación de haber conseguido algo importante que esperamos que nos dure mucho tiempo. Sin embargo, en las cenas notamos un gran vacío ya que ahora no tenemos que hablar de los preparativos de la prueba. Algunos incluso ya están planeando la próxima edición. Sería bonito repetirlo en familia. Otro año lleno de buenas intenciones y de ganas de ayudar. Otro año repleto de kilómetros.

Inscripciones

Hay 1 comentario

  • Increible experiencia, sobre todo vivirla en familia! Cuando nos vamos haciendo mayores padres e hijos nos distanciamis por imperativos del dia a dia….asi que revivir aquella convivencia asumiendo un reto es inolvidable! Felicidades!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.